Coto de Caza | Magela Gracia

Había escuchado hablar de este sitio pero no sabía que aquí se celebraban despedidas de soltero.
Es el típico local al que las empresas llevaban a sus altos ejecutivos para que se desestresaran un poco después de haber ganado para ellas una fortuna en la bolsa. De esos en los que se arrojan teléfonos móviles contra el suelo para aliviar tensiones, se caza algún elefante o rinoceronte -¿o eso estaba sólo reservado a la realeza?- o se folla a la primera chica de compañía que se te pone delante ¿Se puede decir puta en la contraportada de un libro? Bueno, da igual, también he escrito la palabra follar y nadie ha dicho nada.
Pues en este se hacían dos de esas tres cosas. Bueno, tal vez lo de romper el teléfono contra el suelo se podía hacer prácticamente en cualquier sitio, así que diré que se podían hacer las tres. Te metían en una sala para que escogieras a la presa, elegías el disfraz con el que iba a correr semidesnuda por la finca del club y salías a perseguirla con un rifle de esos que disparan bolas de pintura que luego cuesta una barbaridad quitar de la ropa.
Si le aciertas a la puta… te la follas. Las normas claras y la pintura espesa.
Y sí, yo era de esos broker que hacían que la empresa ganara una fortura en una sola mañana. Y sí, también era el pringado al que llevaban sus compañeros de trabajo a celebrarle la despedida de soltero, porque me caso en tres semanas.
Y ella es la chica más despampanante que puede haber sobre la faz de la tierra. Todo eso que tiene y expone de forma tan… ¿libre? tiene que ser operado. No me creo que esas tetas se las haya dado su madre y no un cirujano plástico.
Y sí, acabo de ponerle a la chica en cuestión unos cuernos de reno sobre la cabeza… y unas graciosas pezuñas en ambas manos.
Comienza la caza.


DESCARGAR EPUB DESCARGAR PDF DESCARGAR MOBI

Había escuchado hablar de este sitio pero no sabía que aquí se celebraban despedidas de soltero.
Es el típico local al que las empresas llevaban a sus altos ejecutivos para que se desestresaran un poco después de haber ganado para ellas una fortuna en la bolsa. De esos en los que se arrojan teléfonos móviles contra el suelo para aliviar tensiones, se caza algún elefante o rinoceronte -¿o eso estaba sólo reservado a la realeza?- o se folla a la primera chica de compañía que se te pone delante ¿Se puede decir puta en la contraportada de un libro? Bueno, da igual, también he escrito la palabra follar y nadie ha dicho nada.
Pues en este se hacían dos de esas tres cosas. Bueno, tal vez lo de romper el teléfono contra el suelo se podía hacer prácticamente en cualquier sitio, así que diré que se podían hacer las tres. Te metían en una sala para que escogieras a la presa, elegías el disfraz con el que iba a correr semidesnuda por la finca del club y salías a perseguirla con un rifle de esos que disparan bolas de pintura que luego cuesta una barbaridad quitar de la ropa.
Si le aciertas a la puta… te la follas. Las normas claras y la pintura espesa.
Y sí, yo era de esos broker que hacían que la empresa ganara una fortura en una sola mañana. Y sí, también era el pringado al que llevaban sus compañeros de trabajo a celebrarle la despedida de soltero, porque me caso en tres semanas.
Y ella es la chica más despampanante que puede haber sobre la faz de la tierra. Todo eso que tiene y expone de forma tan… ¿libre? tiene que ser operado. No me creo que esas tetas se las haya dado su madre y no un cirujano plástico.
Y sí, acabo de ponerle a la chica en cuestión unos cuernos de reno sobre la cabeza… y unas graciosas pezuñas en ambas manos.
Comienza la caza.

Otros han buscado
Coto de Caza | Magela Gracia pdf, Coto de Caza | Magela Gracia pdf gratis, Coto de Caza | Magela Gracia epub, Coto de Caza | Magela Gracia epub gratis, Coto de Caza | Magela Gracia mobi, Coto de Caza | Magela Gracia mobi gratis, Descargar Coto de Caza | Magela Gracia pdf, Descargar Coto de Caza | Magela Gracia pdf gratis, Descargar Coto de Caza | Magela Gracia epub, Descargar Coto de Caza | Magela Gracia epub gratis, Descargar Coto de Caza | Magela Gracia mobi, Descargar Coto de Caza | Magela Gracia mobi gratis